Curiosidades

Última actualización: 21/01/2014
Objetivo: 100 curiosidades
Alcanzadas: 47 curiosidades
 

1. La palabra "célula" (en inglés, "cell") significa literalmente "celda". Es un término usado por primera vez por el científico londinense Robert Hooke (1635-1703), que al observar un pedazo de corcho al microscopio observó unas estructuras poligonales que le recordaron a las habitaciones donde dormían los monjes.

2. No todas las células eucariotas tienen un núcleo: algunas tienen dos, tres, incluso más de diez. Es lo que se llaman sincitios (resultado de que tras la mitosis no ha habido citocinesis o separación de las células) o plasmodios (resultado de la fusión de varias células, formando una mayor con varios núcleos). Otras, en cambio, no solo no tienen núcleo si no que ni siquiera se han quedado con su material genético: los glóbulos rojos de nuestra sangre lo expulsan al incorporarse en el torrente sanguíneo junto con el resto de orgánulos.

3. La membrana de los glóbulos rojos es más conocida que cualquier otra membrana de cualquier otro tipo celular. Los biólogos la han utilizado para descubrir muchas de las características de la doble bicapa lipídica y de las proteínas que ésta contiene. A las membranas plasmáticas vacías, sin contenido, de los glóbulos rojos se las conoce como los "fantasmas" de los glóbulos rojos, y se preparan colocando las células en una concentración salina más baja que la del citoplasma; así, el agua entra en el eritrocito hasta hacerlo reventar, liberando la mayor parte del contenido. El resultado: una membrana celular pura y lista para estudiar.

4. En los extremos de los cromosomas existen unos capuchones o secuencias muy repetitivas llamadas telómeros. Con cada replicación del ADN, los telómeros se acortan un poco debido a la propia incapacidad del mecanismo. La función de los telómeros es proteger el material genético (se acortan ellos en vez de acortarse la información útil), y su desgaste va a asociado, parece ser, al envejecimiento. Así, cuanto más viejos somos más costosa se vuelve la replicación hasta que nuestro cerebro dice "apaga y vámonos".

5. Hace tres décadas se descubrió una enzima que regenera los telómeros. Se la ha llamado telomerasa, y se estudia como posible tratamiento contra el envejecimiento. Es muy abundante en las células que van a generar los gametos (pues el material genético debe estar en perfectísimas condiciones para la siguiente generación), pero en la mayor parte del cuerpo tenemos cantidades ínfimas o incluso nulas, excepto cuando nos nace un tumor: las células tumorales, mutantes, están provistas de telomerasa a niveles envidiables, convirtiéndose, en realidad, en células inmortales. Por eso todavía no se sabe muy bien si es conveniente un tratamiento con telomerasa, pues podría desencadenarnos un cáncer.


6. Tenemos mucho ADN dentro de nuestras células, pero no todo él codifica para hacer proteínas. La cantidad de ADN que se transcribe varía de una especie a otra, pero en el ser humano, en la planta del tabaco o en el maíz, solamente es utilizado el aprox. 2%. El resto se ha (mal) denominado ADN basura, porque no se le ve ninguna función útil (aunque eso no quiere decir que no la tenga). Los científicos han dedicado muchas horas para desvelar funciones del ADN no codificante y por qué existe en semejantes cantidades, aunque de momento no hay mucho esclarecido.

7. Biólogos moleculares estadounidenses afirman haber descubierto un segundo código genético dentro del ADN. Es bien conocido el código genético por el que los codones o tripletes de bases del ADN codifican aminoácidos para ensamblar proteínas, pero sobre éste hay un código superpuesto relacionado con el control de los propios genes durante su transcripción. Se le ha bautizado como "código de empalme" o, más poéticamente, "el código dentro del código". Se basa en el hecho de que las secuencias codificantes en nuestros genomas están interrumpidas por secuencias que no codifican nada (los intrones). Dependiendo de qué cachos se eliminen y qué cachos se queden, el mensaje genético expresado es diferente, y la información para la remoción de los intrones se encuentra determinada en propias hebras de ADN y las proteínas de corte y empalme que se le unen.

http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2013/12/659-556491-9-cientifico-detalla-hallazgo-de-segundo-codigo-genetico-en-el-adn.shtml
http://sedin-notas.blogspot.com.es/2010/05/un-hito-cientifico-descubrimiento-del.HTML
http://actualidad.rt.com/ciencias/view/114067-codigo-genetico-adn-euu-hallan

8. Hay más de doscientos aminoácidos, pero solo veintiuno (quizás veintidós) participan en la formación de proteínas.

9. Se llama mutación a una alteración en el material genético, frecuentemente por la delección de un par de bases o la adición de un nucleótido equivocado al copiar el ADN.

Otras veces el error sí es bastante notable...
Esto implicaría la alteración de la secuencia de aminoácidos de la proteína a construir y, por tanto, no sería la misma proteína. Pero la mayor parte de las mutaciones que ocurren en nuestras células (las cuales además tienen un mecanismo sofisticado que revisa y corrige con bastante eficacia los errores antes de la división celular) son silenciosas, no se manifiestan. Esto es debido a que el código genético es redundante: un mismo aminoácido puede estar codificado por varias secuencias distintas de nucleótidos, con lo que a veces el error es irrelevante.


10. Todas las células de tu cuerpo tienen la misma información genética, pero cuentan con complejos sistemas de regulación de la expresión génica que hacen que en unos tejidos o tipos celulares se expresen unos y se repriman otros diferentes a los que se expresan y reprimen en otras células. De igual manera, los genes no están "apagados" o "encendidos", sino que pueden expresarse a diferentes velocidades. Los mecanismos de corte y empalme del ARNm en los eucariotas o las unidades operón con sus represores y promotores son mecanismos importantes en la regulación de cómo se expresan los genes.

11. Las células de un organismo pluricelular consiguen que todo funcione correctamente durante años mediante procesos de comunicación entre ellas que en conjunto denominamos señalización celular. Es decir, envían y controlan corrientes de mensajes de todo el conjunto del cuerpo: instrucciones, preguntas, peticiones de ayuda, avisos de dividirse, incluso invitaciones para suicidarse... y la mayoría de estas señales llegan por medio de unas entidades químicas que denominamos hormonas, que se producen en unas células y se vierten al torrente sanguíneo hasta llegar a las células diana, donde están los receptores a los que se unirán y producirán un cambio. Otras señales llegan vía sinapsis neuronal (una orden en forma de impulso eléctrico alcanza a las células diana) o vía paracrina (una célula expulsa a su medio una serie de agentes químicos que producen un cambio en sus vecinas).

12. El óxido nítrico (NO) es de los componentes más comunes de la contaminación atmosférica (se desprende de los tubos de escape y las chimeneas de las fábricas y es responsable de la lluvia ácida). Sin embargo, en la década de los ochenta se descubrió con sorpresa que lo producen las células humanas, y aunque sus funciones eran en un principio un misterio total, se empezaron a encontrar por todas partes: las células del endotelio vascular lo interpretan como una señal para producción GMP cíclico, que desencadena la relajación del músculo liso, por lo que actúa como vasodilatador, controlando la presión sanguínea, participando en la cicatrización de heridas, en la detección por el sistema inmune de microorganismos que producen infecciones y de células tumorales, regula el sentido del olfato, incluso ayuda al pene en sus erecciones... También explicó por qué la nitroglicerina, el famoso explosivo, se usa como tratamiento del infarto de miocardio y las enfermedades coronarias (se convierte en óxido nítrico en el torrente sanguíneo, relaja las paredes de los vasos y permite que la sangre fluya con mayor libertad).

13. Muchos de los venenos más poderosos de la historia son inhibidores enzimáticos. Los insecticidas organofosforados inhiben la enzima acetilcolinesterasa. Esto hace que no se destruya el neurotransmisor acetilcolina (importante para transmitir el impulso nervioso de una neurona a otra en el pequeño espacio que hay entre ellas), lo que provoca una hiperactividad nerviosa duradera que causa la muerte (bastante desagradable) del insecto. Otro ejemplo de inhibidor irreversible es el ion cianuro, que actúa sobre la citocromo-oxidasa de la respiración celular.


14. Dicen que el gran químico y bacteriólogo francés Louis Pasteur (1822-1895), al que debemos entre otras cosas la leche pasteurizada o la demostración de que las enfermedades infecciosas están causadas por microorganismos, llegó a obsesionarse tanto por sus propios microbios que se dedicaba a examinar críticamente cada plato de comida que le ponían delante con un cristal de aumento.

15. El olor a tierra mojada es en realidad el olor de una sustancia que ha sido denominada geosmina (literalmente del griego "aroma de la tierra").
La producen las bacterias Streptomyces coelicolor, algunas cianobacterias del suelo que se activan con la humedad y algunos hongos filamentosos como Penicillium expanum. Así, cuando llueve y el suelo se moja, estos microorganismos generan geosmina. Es una sustancia importante para los animales del desierto, pues cuando detectan este olor saben con seguridad que hay agua cerca. También se encuentra en las flores de algunos cactus: parece ser que así atraen a los insectos que buscan agua y, de esta forma, accidentalmente participan en la polinización de la planta y supervivencia consecuente de la especie.


16. Los camellos no almacenan agua en sus jorobas, sino grasa. Aunque la grasa sea insoluble en agua, su oxidación/combustión genera dióxido de carbono y agua. El agua que se desprende de este tipo de reacciones químicas en el interior de la célula se denomina "agua metabólica", y algunos animales del desierto (como la rata canguro, género Dipodomys) están tan adaptados a este hábitat que llegan a no probar el agua fresca en toda su vida: ¡obtienen toda el agua que necesitan a través de sus alimentos!


17. La molécula de nicotina, compuesto que se encuentra en el tabaco, es relativamente sencilla. Se produce en las raíces de la Nicotiana tabacum (L.) y asciende hasta las hojas con la función de defensa. La dosis mortal está contenida en solo unos cuantos cigarrillos. Afortunadamente para los fumadores, una buena parte se quema al arder éstos.

18. El oxígeno es, en realidad, un gas muy venenoso. Hace unos 3000 millones de años empezaron a  aparecer los primeros organismos fotosintéticos, que convertían el agua y el dióxido de carbono (muy abundante en la atmósfera por aquel entonces) en compuestos hidrocarbonados, emitiendo como residuo moléculas de oxígeno, un auténtico veneno que fue contaminando el aire poco a poco. Hace 2500 millones de años la concentración de este gas fue suficiente como para que empezaran a desaparecer los organismos anaerobios, que no supieron adaptarse a él. Los que se quedaron se acostumbraron a vivir con él e incluso llegaron a aprovechar su alta reactividad química para usarlo en las reacciones de combustión de los nutrientes.

19. Podemos estudiar la composición de la atmósfera y detectar la presencia de oxígeno hace x millones de años estudiando elementos como las burbujas atrapadas en el hielo glaciar o el grado de oxidación de minerales de hierro o la presencia de carbonatos en estratos geológicos. La datación de este hielo o este sedimento mediante técnicas radioisotópicas nos dirá su edad y, por tanto, que el oxígeno ya estaba presente por aquel entonces.

20. Aunque lo necesitamos, el oxígeno también nos hace daño a nosotros en cierta manera: durante la respiración celular pueden formarse lo que se llaman especies reactivas del oxígeno (ROS, reactive oxygen species), como el peróxido de hidrógeno (que lo conoces porque se vende en farmacias bajo el nombre de agua oxigenada) o los famosos radicales libres. Estas sustancias son tan sumamente reactivas que pueden llegar a alterar componentes celulares, incluido el ADN (directamente o comenzando reacciones en cadena) y causar estragos en la célula. Por eso es importante comer alimentos ricos en antioxidantes como la vitamina E, que eliminan intermedios del radical libre e inhiben otras reacciones oxidándose ellos mismos.

21. Como seres que respiramos aire, damos nuestro oxígeno a las células, que realizarán la respiración celular para oxidar la glucosa y los ácidos grasos y producir finalmente energía en forma de ATP. No obstante, en ausencia de oxígeno, las células de nuestro cuerpo pueden realizar una ruta metabólica todavía más antigua y que se conoce como fermentación: una oxidación incompleta de los azúcares que no requiere la presencia de oxígeno. La fermentación realizada por algunos microorganismos como las levaduras se aprovecha industrialmente para la elaboración de pan, vinos, cervezas...

22. Cuando no llega suficiente oxígeno a los músculos durante un ejercicio, éstos fermentan sus reservas de azúcar y generan ácido láctico, el cual se cree que al cristalizar es uno de los principales causantes de las agujetas. Las neuronas, en cambio, no pueden realizar ningún tipo de fermentación. Si les falta oxígeno empiezan a morir.

Ver neuronas en cultivo:
http://infinity-imagined.tumblr.com/post/44407369067/neurons-growing-in-a-cell-culture-these-time


23. Aunque se suelen estudiar con mayor detalle la fermentación láctica y la fermentación alcohólica, lo cierto es que hay más tipos, desde luego, de fermentación, y algunos también importantes para la industria. Por ejemplo, durante la producción de los vinos de las regiones frías (como por ejemplo, los vinos gallegos), las frutas suelen ser sometidas bien de forma natural bien de forma artificial a la fermentación maloláctica para disminuir su acidez. La fermentación malolática es realizada por bacterias del género Leuconostoc (que consumen el ácido málico del jugo de las frutas), al contrario que la fermentación alcohólica, que la realizan las levaduras. Otra fermentación poco conocida públicamente es la fermentación propiónica, realizada por bacterias lácticas del género Propionobacterium y que es utilizada en la elaboración de quesos como el queso suizo. En este proceso se transforma el ácido láctico producido por fermentación láctica en ácido propiónico (que contribuye al aroma y sabor del queso) y dióxido de carbono (que forma las burbujas que dan lugar a los agujeros típicos del queso).


24. La determinación sexual de la especie humana viene marcada por dos cromosomas, los cromosomas sexuales: el cromosoma X y el cromosoma Y; el cromosoma X en ración doble desarrolla una hembra; aparejado con un cromosoma Y, un macho. Pero en el reino animal, aunque a nosotros nos funciona muy bien, hay muchas más formas de determinar el sexo, algunas realmente curiosas.

En las abejas, por ejemplo, el sexo se determina según la dotación cromosómica. Las hembras son todas diploides, y los machos son todos haploides. Solo una hembra de la colmena es fértil, y le llamamos la abeja reina, mientras que las demás son todas estériles y son obreras. La abeja reina (2n) pone huevos (n). Los machos (n) fecundan algunos de estos huevos, generando cigotos (2n) que se desarrollarán hasta abejas hembra (2n). Los huevos que no son fecundados se desarrollan por el mecanismo conocido como partenogénesis hasta dar individuos machos (n). Partenogénesis significa literalmente algo así como "generación en virgen", ya que los huevos no son inseminados.



25. En las bacterias no existen procesos de reproducción sexual, pero la recombinación genética puede tener lugar de varias formas  (transformación, conjugación y transducción) que implican salida de un fragmento ADN de la propia bacteria por diferentes vías.

26. En tu cuerpo, aun manteniendo unas medidas de higiene básicas, hay más células bacterianas, fúngicas y protistas que células tuyas propias. Gran parte se encuentra en tus tegumentos (piel, cabello, uñas...), pero también existen en el intestino grueso y las mucosidades. Los microorganismos que constituyen la microbiota normal de nuestro cuerpo nos defienden de la colonización de otros microorganismos, sintetizan vitaminas, nos ayudan a digerir sustancias que por nosotros mismos no podemos...

27. Las bacterias son organismos unicelulares, pero cuando se encuentran suficientes bacterias juntas pueden actuar como un conjunto. En algunas bacterias Gram+ se ha caracterizado lo que se denomina quorum sensing: las bacterias pueden, por señales químicas, sentir cuándo se encuentran en un número suficiente como para que su efecto sea provechoso. Es algo frecuente de encontrar en bacterias patógenas, que no causan estado patológico hasta que hay suficientes como para tener posibilidades de resistir y levantarse por encima de las barreras inmunitarias de su hospedador. En realidad, en altas densidades cualquier microorganismo podría llegar a comportarse como un oportunista. 

28. La bacteria mejor estudiada de todas vive en nuestro intestino y se conoce científicamente como Escherichia coli. El intestino delgado está prácticamente libre de bacterias, pero el intestino grueso está repleto de ellas, entre las que se encuentra E. coli junto con otros miembros de la familia de las enterobacterias, que ayudan a nuestro cuerpo a sintetizar vitaminas importantes (como la vitamina K), a digerir algunos alimentos... y algunos de los compuestos volátiles que liberan estas bacterias como desecho son los responsables del mal olor de las heces, entre ellos el sulfuro de hidrógeno liberado por E. coli y que huele literalmente a huevos podridos (en realidad, los huevos podridos huelen así por el sulfuro de hidrógeno liberado de la descomposición de la materia orgánica). Trabajando en un laboratorio de microbiología podemos comprobarlo destapando un cultivo puro de Escherichia coli.


29. Muchas bacterias habitantes de medios cambiantes como los suelos son capaces de producir las denominadas endosporas. La endospora es una estructura de resistencia que produce la célula bacteriana cuando las condiciones del medio le son adversas, como la falta de alimento o desecación. La célula en sí muere, pero deja una espora de pared muy gruesa, prácticamente deshidratada y con su genoma dentro, protegido de toda influencia del exterior. Podemos hervirla, someterla a la acción de los rayos ultravioleta, congelarla... que cuando las condiciones del medio vuelvan a parecer favorables, la endospora empezará a abrirse y una célula bacteriana saldrá de ella (el proceso requiere su análisis, pero la conclusión es esta). Se han encontrado y hecho germinar endosporas datadas de 40 millones de años de antigüedad extraídas del aparato digestivo de una abeja sin aguijón sepultada en ámbar en la República Dominicana (este dato aparece en Tortora, Funke, Case (2009) Introducción a la Microbiología, 9ª edición. Editorial Médica Panamericana).

30. Las semillas de las plantas no son tan resistentes a los ácidos y las radiaciones como las endosporas, pero también pueden mantener la planta embrionaria refugiada en su interior durante largo tiempo. Se han dado casos de semillas descubiertas en tumbas egipcias, de hace más de 4000 años, que se han conseguido hacer germinar (otras, también hay que decirlo, no; depende de la especie).

31. Las semillas germinan cuando las condiciones del medio les son propicias, fundamentalmente nos referimos a que hay agua y buena temperatura (además de otros parámetros como el pH del suelo, los minerales, etc.). El agua hidrata los tejidos de la semilla y llega al embrión, y la temperatura y pH óptimos activan las enzimas que empezarán a desarrollar el metabolismo, permitiendo que la plántula empiece a crecer y rompa la semilla. No obstante, no todas las semillas germinan aun en condiciones ambientales buenas. Algunas necesitan un estímulo que las despierte de su estado de letargo. Así, por ejemplo, algunas han de ser tratadas previamente con algún tipo de ácido para ablandar su cubierta e imitar el paso de éstas por el tracto digestivo de un animal.

32. Durante la germinación se produce un tránsito metabólico en la plántula, que pasa de utilizar las reservas del tejido nutricio de la semilla a ser capaz de fotosintetizar. Mientras que sus tejidos verdes se acostumbran a la nutrición autótrofa, la plántula es capaz de transformar los ácidos grasos de la semilla en glucosa por el llamado ciclo del glioxilato.

33. La glucosa es el principal combustible de las células. La sintetizan los organismos autótrofos y la consumimos los organismos heterótrofos. Las plantas la almacenan en forma de almidón; los animales y los hongos, en forma de glucógeno. Pero a partir de la glucosa se pueden conseguir, por sucesivas transformaciones, el resto de principios inmediatos: el piruvato y el acetil-CoA derivados de ella se pueden convertir en los diferentes aminoácidos por reacciones de transaminación; el gliceraldehido-3-fosfato se puede convertir en glicerol y el acetil-CoA puede usarse para sintetizar ácidos grasos, que combinados con el glicerol pueden generar triglicéridos y fosfolípidos. La ruta de las pentosas fosfato transforma glucosa-6-fosfato en ribosa-5-fosfato, que se puede usar para formar nucleótidos y ácidos nucleicos. La glucosa es una sustancia muy maleable y cumple más funciones, como ves, que aportarnos energía.

34. El sabor dulce no es una propiedad física, sino algo subjetivo. Está asociado al estímulo que ejercen moléculas la glucosa sobre los receptores del sabor. Los humanos tenemos los receptores que nos dicen que un alimento es dulce en la punta de la lengua, pero esto no es una regla. Las moscas y las mariposas, por ejemplo, detectan los azúcares con las patas.

35. En algunos productos comerciales se utilizan edulcorantes en vez de azúcares para evitar las calorías que éstos aportan sin restarle sabor dulce al producto. El aspartamo (E-951), por ejemplo, es una pequeña molécula de naturaleza peptídica presente en bebidas como la gaseosa. Es "más dulce" que el azúcar porque estimula más nuestros receptores para el sabor dulce.

36. La energía de la glucosa que consumimos (medida en dietética en calorías) procede en último término del Sol.

37. No es cierto que toda la vida sobre la Tierra depende de la energía del Sol. En la década de los ochenta, un grupo de espeleología encontró, en una cueva de Rumanía (la cueva de Movile) que había estado aislada del exterior durante un largo tiempo, 33 especies de insectos y otras pequeñas criaturas (arañas, ciempiés, piojos...) todos ciegos, incoloros y desconocidos. Se alimentaban de los microbios de la espuma superficial de los charcos, que se alimentaban a su vez del sulfuro de hidrógeno de fuentes termales. Este tipo de vía metabólica en la que se utiliza como fuente de energía la desprendida en reacciones químicas inorgánicas en vez de la luz se conoce como quimiosíntesis. Otro ejemplo de organismos que viven en ausencia total de luz son los seres de las profundidades abisales, tanto en la columna de agua como en el fondo de todo, donde la materia orgánica procede de la superficie (la materia orgánica "llueve" desde la zona fótica hacia la zona abisal) o de la quimiosíntesis de algunas bacterias, como las que viven en las chimeneas hidrotermales o fumarolas negras del lecho, por las que se desprenden (entre otros) sulfuros a altas temperaturas que estas bacterias resistentes a las altas temperaturas pueden usar.

http://elpais.com/diario/1996/09/04/sociedad/841788005_850215.HTML



38. Los animales, como organismos pluricelulares, estamos formados por muchas células asociadas y especializadas en realizar diferentes funciones en el contexto del cuerpo en lo que denominamos un tejido. Los animales tenemos cuatro familias básicas de tejidos: los tejidos epiteliales, los tejidos conectivos, los tejidos musculares y los tejidos nerviosos. Cada una de estas formas tisulares tiene células diferencias: células epiteliales, fibroblastos, mastocitos, glóbulos rojos, glóbulos blancos, osteoblastos, osteocitos, músculo estriado esquelético, músculo estriado cardiaco, músculo liso... hay muchas formas de neuronas diferentes y muchos tipos de células gliales (que no tienen capacidad de conducción del impulso nervioso pero actúan de soporte y mantenimiento de las neuronas)... así hasta unos 200 tipos celulares sólo en el ser humano.

39. Existen organismos considerados animales que no han alcanzado el nivel de organización tisular. Un caso llamativo es el de las esponjas, que constituyen el filo de los Poríferos. Su cuerpo está formado por dos capas celulares con una matriz gelatinosa en medio. Se puede ver una esponja, desde el punto de vista celular, como una colonia de células totipotentes asociadas con cierto reparto del trabajo. Lo más curioso es que si nosotros desmenuzamos una esponja pasándola por un tamiz y dejamos reposar, al cabo de poco tiempo las células se han vuelto a encontrar, se han vuelto a asociar y han vuelto a formar la esponja. O todavía más espectacular: si nosotros desmenuzamos dos esponjas de especies distintas, mezclamos sus restos y los dejamos reposar, las dos esponjas vuelven a formarse como si nunca hubiéramos deshecho y mezclado sus cuerpos. Este hecho fue importante para la caracterización de las conexiones celulares.

40. La superficie de la piel está compuesta por células muertas, de las que a diario se desprenden miles. Es un mecanismo de defensa que tiene nuestro cuerpo. Y son éstas las principales componentes del polvo doméstico. Pasa el dedo por una estantería que haga tiempo que no limpias y lo que te estarás llevando al dedo serán prácticamente células muertas de la piel. Y por eso los ácaros que viven en el polvo viven también en los colchones y sobre nuestro propio cuerpo, porque se alimentan de las escamas de piel que se nos sueltan.

41. La hemoglobina es la proteína echa de cuatro cadenas (dos alfa y dos beta) que transporta el oxígeno desde los pulmones hasta los demás órganos y tejidos gracias a un grupo químico incluido en sus cadenas donde está el famoso y necesario átomo de hierro que se come en las lentejas y las judías. 

42. Si tienes anemia falciforme, tienes un pequeño gran defecto en tus moléculas de hemoglobina: el sexto aminoácido de los 146 aminoácidos que componen cada una de las cadenas beta es, debido a un fallo genético, glutamato en vez de valina. Este cambio tan puntual en la proteína hace que a presiones más altas de oxígeno en los vasos sanguíneos, los glóbulos rojos se deformen y achaten en vez de adquirir su perfecto aspecto de disco bicóncavo. Esto dificulta su circulación y obstruyen los vasos sanguíneos, provocando síntomas como dolor en las extremidades.

43. El parásito Plasmodium falciparum y algunas especies del mismo género se transmiten por la picadura del conocido mosquito Anopheles y produce la malaria, una enfermedad que afecta a prácticamente todos los sistemas del cuerpo y que genera altas tasas de mortalidad. No obstante, existen individuos que, por una mutación genética que les impide producir NADPH (poder reductor) en sus glóbulos rojos por la vía de las pentosas fosfato son incapaces de alojar al parásito, pues éste, muy sensible al estrés oxidativo generado por la respiración aeróbica de las propias células, muere. Esto hace que en los países donde la malaria es una enfermedad endémica esta mutación esté enormemente extendida, ya que los que poseen "la versión correcta" del gen mueren enfermos de malaria.

44. Por término medio, un adulto contiene 5 litros de sangre en su cuerpo. Cuando donamos sangre nos sacan aproximadamente 0'5 litros (10%), después de interrogarnos sobre nuestra altura, peso, edad y posibles comportamientos de riesgo como fumar, beber, estar enfermo o tener sexo sin protección. Con la sangre extraída se extraerá una parte pequeña para analizar parámetros como el porcentaje de cuerpos de serie eritrocitaria, de serie leucocitaria y serie plaquetaria, cada uno de los cuales con un rango de valores normales y que varía entre hombres y mujeres, edades... si los valores son normales y las pruebas sobre infección por virus como el VIH o el virus de la hepatitis dan negativo, la sangre es válida para ser donada. Entonces, sus componentes se separan, de tal manera que el plasma se donará al paciente que necesite plasma (lo más frecuente es que se use para obtener medicamentos para tratar hemofilia, quemaduras, dolencias del hígado...), los glóbulos rojos al paciente que necesite glóbulos rojos (como en caso de anemias o cirugías), las plaquetas a los pacientes que necesiten plaquetas (como enfermos con tratamientos de quimioterapia).

Preguntas frecuentes sobre la donación:
http://centros3.pntic.mec.es/cp.cisneros/preguntasdonacion.htm
Más sobre un hemograma:
http://kidshealth.org/parent/en_espanol/medicos/labtest4_esp.html#
http://www.cc.nih.gov/ccc/patient_education/pepubs_sp/cbcsp.pdf
http://escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/manualped/interprethemog.html

45. Para una buena nutrición ten en cuenta que el arroz y las lentejas juntas contienen los 20 aminoácidos proteicos; que el mejillón es un alimento rico en glucógeno y el pan y la pasta, en almidón; que las judías tienen bastante más hierro que las espinacas y las lentejas y que el zumo de naranja no sólo aporta vitamina C y fibra; sino también potentes antioxidantes (de la misma manera que también los contiene el tomate y el aceite de oliva virgen).

46. Cuando el cuerpo no tiene azúcares ni siquiera en forma de reservas, empieza a tirar de las grasas del tejido adiposo como fuente de energía y de los aminoácidos libres glucogénicos para rendir glucosa a la sangre y mantener los niveles adecuados de ésta (hipoglucemias muy fuertes se traducen en fallos graves del sistema nervioso debido a que el cerebro se alimenta casi exclusivamente de glucosa). Cuando el cuerpo no tiene ni carbohidratos ni grasas disponibles, empieza a alimentarse de los aminoácidos de las proteínas, por eso los trastornos alimenticios como la anorexia son tan peligrosos; en otras palabras, empieza a comerse a sí mismo

47. Además de los principios inmediatos, el cuerpo también requiere vitaminas e iones metálicos en sus cantidades adecuadas para funcionar correctamente, debido a que muchas enzimas los necesitan para su actuación. Muchas enzimas, por ejemplo, sencillamente no son capaces de funcionar si no hay Mg2+ en el medio. La vitamina C (ácido ascórbico) es necesaria, entre otras cosas, para la síntesis de colágeno en la matriz extracelular del tejido conjuntivo. Su ausencia desencadena avitaminosis del tipo del escorbuto, caracterizadas por la debilidad de los tejidos conectivos debido a que el colágeno no se forma correctamente.







No hay comentarios:

Publicar un comentario